DIFERENCIAS Y SIMILITUDES GRIPE ESPAÑOLA (1918) Y COVID 19

 

La pandemia de la Gripe Española de 1918 y la del COVID 19. Diferencias y Similitudes.

 

La mal llamada Gripe Española se trató de una pandemia global que afectó mortalmente a la población mundial, causando más de 50 millones de muertos. La actual pandemia COVID 19, alcanza una cifra de muertos, según la web estatista, hasta el 30 de diciembre se acercaba a 1,87 millones de fallecidos.  España, en ningún momento censuró la publicación de datos, informes y consecuencias de la enfermedad, y desde un primer momento trató la epidemia como si fuese exclusivamente española y de ahí su denominación, aunque antes de llegar los primeros casos a España, ya existían en EEUU y otros países europeos.

A diferencia del COVID 19, que, principalmente, afecta mortalmente a personas ancianas o con patologías previas, la mayoría, ciudadanos fuera del mercado laboral, en la Gripe Española, la mortalidad se cebó, además de los ancianos, de las personas más vulnerables como niños o personas de los estratos sociales más bajos, afectó a adultos jóvenes en edad de trabajar, lo que provocó un colapso inmediato de la actividad económica al no disponer de mano de obra para trabajar, en una época, dónde el trabajo era mucho más manual que ahora. En la época actual, muchos trabajos han podido continuar sin necesidad de parar, utilizando las nuevas tecnologías, el teletrabajo se ha impuesto de manera definitiva, y hemos visto que podemos hacer muchas tareas evitando desplazamientos a los centros de trabajo.


Foto original aquí 

 

Otra diferencia importante es el control y difusión de la información, en 1918, los datos de la pandemia estaban muy desfasados, y la falta de información consiguió que “el miedo se apoderó de la población provocando situaciones dramáticas como el aislamiento social”, como se refleja en el estudio La pandemia de Gripe de 1918: Mitos y realidades desde la literatura científica». La gente se ausentaba de sus trabajos ante el miedo a salir de casa, produciendo un efecto directo y desastroso sobre la economía, seguido de largas cuarentenas y un aislamiento social muy severo.  En la actualidad, la información sobre la evolución del número de contagios en tiempo real, ha permitido, después de una fase inicial con poco conocimiento de la enfermedad, sectorizar los aislamientos por poblaciones, barrios, de forma que la actividad económica que requería presencia de personal no ha llegado a pararse.

 Realmente importante ha sido la utilización de medios electrónicos, móviles, tablets para mantener la relación con nuestras familias, amigos, que ha evitado que el aislamiento en nuestras casas afectase mucho menos a nuestras relaciones sociales. En 1918, el aislamiento debió ser muy duro porque se trataba de un aislamiento real.

La propagación del virus actual se ha visto ayudada por la globalización en la que vivimos, medios de transportes asequibles para casi todos, ahora mismo es fácil viajar de un país a otro, y por tanto de mover al virus mucho más rápidamente, pero la gran diferencia a nuestro favor ha sido la respuesta sanitaria y de investigación en todos los países, que ha minimizado el número de fallecidos, ha establecido medidas preventivas como el uso de mascarillas, geles hidro alcohólicos, cuidado extremos con los cadáveres de personas infectadas.  En 1918, no existían los medios hospitalarios actuales, la investigación era mucho más lenta, las medidas preventivas no eran fáciles de implantar, incluso se permitía embalsamar, maquillar y vestir cadáveres para restarle apariencia a la muerte, con el consiguiente peligro de transmisión.

Con respecto a la ayuda internacional, las diferencias son enormes, en 1918, España era un país aislado, y en la actualidad, cuenta con la protección económica de la Unión Europea, con ayudas millonarias que reflotarán la economía en un corto período de tiempo.

En cuanto al uso del dinero virtual, la diferencia entre las dos pandemias es clara, por una parte, el dinero virtual ha evitado una fuente de contagio importante, al pasar el dinero físico por muchas manos, y por otra, ha conseguido dinamizar la economía al no requerir ir al banco a sacar el dinero, y permitir los pagos de una forma rápida y eficiente.

Después de estar viviendo esta pesadilla del COVID 19, y los casi 100 años que separan ambas pandemias, con ausencias de tecnología, medios hospitalarios, producción industrial, y dinero virtual, somos capaces de comprender mucho mejor el sufrimiento por el que pasó la humanidad hace un siglo con la pandemia de la Gripe de 1918.

 


 


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ROBIN HOOD Y LOS MILLENIALS, ¿OTRA CLASE DE APUESTAS?

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA VIVIR SIN EFECTIVO?

PRIMERA GUERRA MUNDIAL (WW1)